Figueroa “el Viejo”, Baltasar de (Sevilla, ca. 1560-Turmequé, ¿?)

Durante el siglo XVII el taller que más influencia tuvo en Nueva Granada fue el de los Figueroa. El más antiguo miembro de esta familia de pintores fue Baltasar de Figueroa, el viejo, quien partiendo de la capital andaluza se trasladó a Mariquita en la actual Colombia donde nacerían sus hijos Melchor, Gaspar y Bartolomé, continuadores de su legado. Tras la muerte de su mujer, doña Catalina de Saucedo, se volvió a casar con la india Inés, con la que tendría más descendencia.

Esta familia creó uno de los talleres más concurridos y de mayor influencia en la vida artística bogotana, y que originalmente se ubicaba en el barrio de Santa Bárbara en la ciudad de Santa Fe. En él recibieron formación pintores destacados de su época, entre los que sobresale Gregorio Vázquez de Ceballos. Asimismo en el panorama del arte virreinal son varios los pintores vinculados a este apellido que ocupan más de un siglo de producción, cuyas fechas límites pueden establecerse entre 1615 y 1738.

La mayoría de los autores coinciden en señalar como obra de Baltasar de Figueroa, el viejo, una serie de la Vida de la Virgen, que se conserva fundamentalmente en las iglesias parroquiales de Turmequé y de Monguí, situados en el departamento de Boyacá.