Piedra, Rodrigo de la (Cádiz ca. 1600- Puebla de los Ángeles, ca.1675).

 

No sabemos con exactitud la fecha en la que decidió pasar a las Indias, pero hacia 1620 lo encontramos en la ciudad de Puebla, donde aprende el oficio de pintor bajo la dirección de Pedro Chacón, llegando a obtener el título de maestro. Se le considera el instructor del futuro maestro Antonio de Santander, natural de Málaga, con quien además compartía lazos familiares, ya que éste estaba casado con su hija Nicolasa.

Los datos sobre su producción artística son bastante desconocidos, y en las atribuciones de algunas de sus obras hay numerosas controversias, lo que dificulta su análisis. Las dudas se hacen más evidentes cuando se afirma que los cuadros de la capilla de Nuestra Señora de la Soledad denominados La Crucifixión (también conocida como La lanzada del Centurión) y El Descendimiento, son obra suya, lo que generó un encendido debate. Lo que sí es evidente es que, independientemente de su autoría, aún por confirmar, en estas obras se aprecia un excelente trabajo en el dibujo y la composición, una gran fuerza expresiva de los personajes y un buen tratamiento del color.