Presentación

El estudio de la realidad cultural americana, al igual que la andaluza, no estaría completa sin tener en cuenta las influencias, relaciones e intercambios generados desde 1492. La constante circulación hacia el nuevo continente permitió la llegada de artistas andaluces que instalaron sus talleres, obras de arte exportadas desde Sevilla, iconografías arraigadas en la religiosidad popular andaluza, personajes ilustres, entre los que destacaron gobernadores, eclesiásticos y comerciantes, sin olvidarnos de los numerosos mecenas que, gracias a las fortunas que hicieron en América, impregnaron la geografía de nuestra tierra de innumerables objetos artísticos de procedencia americana.

Los vínculos entre América y Andalucía se han analizado en reiteradas ocasiones atendiendo a la larga tradición historiográfica de esta temática, aunque no son abundantes los trabajos que han tratado el tema particular de las relaciones culturales centrándose en la presencia andaluza en tierras americanas y cuando se ha hecho ha tenido un carácter puntual de un artista concreto o un momento histórico determinado. Se hace necesario, por tanto, un análisis global y una visión integradora, de tal manera que permita alcanzar una lectura conjunta, de las características de cada uno de los campos en los que ésta se desarrolló en un intento por conocer las distintas fases por las que tipologías como la arquitectura, la pintura y la escultura, por ejemplo, pasaron en su evoluciones internas, así como la posibilidad de considerar las relaciones entre cada uno de ellos para establecer una direccionalidad en las influencias mutuas, siempre atendiendo a procesos diacrónicos y sincrónicos.

Con este proyecto Andalucía en América: Arte, Cultura y Sincretismo Estético (P07-HUM-03089), pretendemos identificar estas influencias y relaciones a través de la catalogación de objetos artísticos, iconografías andaluzas, mecenas y comitentes oriundos de esta tierra y de artistas establecidos en América que desarrollaron una fecunda labor. No olvidando, tampoco, la historiografía producida por andaluces y la recepción de obras americanas, labor básicamente de mecenazgos de vuelta.